lunes, 4 de junio de 2012

Primavera

1 comentario:

Luis Calle dijo...

El Señor de los Monegros se convierte en caza tormentas siempre a la caza de esos cielos cambiantes y efímeros.
Buenas instantáneas, como siempre.
Un abrazo.